Trastornos de la atención

Hoy en día la atención es un aspecto del aprendizaje muy presente, ya que está dando muchos problemas. Sin atención no hay aprendizaje, ni es posible conocer nada en profundidad.

Este tema, del Déficit de Atención, no se puede simplificar, ya que son muchas las estructuras del cerebro que intervienen. Y muchas variables: bioquímicas, nutricionales, motivacionales, y de desarrollo sensorial, etc.

De entrada, tenemos que hablar de “atenciones diferentes”, con procesos diferentes: hay  una Atención Básica, global, asociada al estado de vigilia. Hay otra Atención más intensa y sostenida que utilizamos para resolver cualquier problema que requiere un proceso de razonamiento, (como por ejemplo un problema de matemáticas). Otro tipo sería una Atención Focalizada a un objeto,  o a un tema en concreto, por ejemplo escuchar un rato al profesor, (Concentración).

Pero pensamos que la atención no viene dada, que es una facultad que hay que entrenar desde épocas tempranas, como el resto de las habilidades que un niño ha de tener desarrolladas.

Las causas sensoriales, o de integración sensoriomotriz, (visión, audición, equilibrio, motricidad), están muchas veces en el origen de muchos casos de déficit de atención. Cuando ocurre esto, es demasiada la información que los sentidos aportan y entonces se produce una sobreestimulación. El niño está pendiente de todo, pero no realiza ninguna acción concreta. Está sin saber que hace, ni por qué.

Síntomas de los trastornos de atención

  • Dificultades de organización en sus tareas cotidianas, ya sean escolares, en casa, etc.
  • Problemas de escucha[1], como si no oyera los mensajes, además le cuesta seguir las instrucciones. Hay que repetírselas.
  • Se descuida constantemente y le cuesta concentrarse en una tarea o juego, salvo que le motive muchísimo.
  • Es despistado, pierde a menudo el material escolar.
  • Pocas veces termina lo que empieza y hay que acompañarle para que no se distraiga.
  • Se distrae rápidamente de lo que esta haciendo, con cualquier cosa que ocurre a su alrededor, así irá pasando de una actividad a otra.
  • No retiene lo esencial o importante de un cuento o tema que están tratando en clase, etc. Tiene importantes fallos de memoria, esto hace que no llegue a alcanzar los objetivos escolares.
  • No organiza bien su espacio de trabajo en la escuela (su mesa), ó en casa (para comer, por ejemplo), y tira objetos o derrama el vaso de agua, etc.
  • Sus presentaciones: dibujos, tareas, trabajos, tienen mal aspecto, sucios, etc.
  • A veces manifiesta una lateralidad[2] mal adquirida, utiliza indistintamente la mano derecha o la izquierda para los mismos trabajos.
  • Suelen tener tics y movimientos que no controla de manos y pies.
  • El lenguaje hablado está poco desarrollado y sus frases no están bien realizadas.
  • Muchas veces no atiende a los castigos.

10 años trabajando en equipo

atención domiciliaria, trabajo en el entorno natural del niño.

Lourdes Lizaso

  • Licenciada en Pedagogía
  • Master en Logopedia
  • Terapeuta Método Tomatis
  • Estimulación Infantil
  • Master en terapia de familia y de pareja

636 92 22 70

lourdes@dificultadesaprendizaje.com

Lourdes Lizaso

  • Licenciada en Pedagogía
  • Master en Logopedia
  • Terapeuta Método Tomatis
  • Estimulación Infantil
  • Master en terapia de familia y de pareja

Felix Cía

  • Reorganización Neurofuncional (Padovan)
  • Terapeuta TMR (Reflejos Primarios)
  • Reeducación Corporal Funcional
  • Trastornos de Lateralidad
  • Profesor Yoga – Master Yogaterapia y gestión del estrés

636 92 22 70

felix@dificultadesaprendizaje.com

Felix Cía

  • Reorganización Neurofuncional (Padovan)
  • Terapeuta TMR (Reflejos Primarios)
  • Reeducación Corporal Funcional
  • Trastornos de Lateralidad
  • Profesor Yoga – Master Yogaterapia y gestión del estrés